Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

jueves, 13 de septiembre de 2012

Breve historia de las HFIC






 BREVE HISTORIA DE LA CONGREGACIÓN





Nuestra Congregación nace en el seno de la Iglesia Católica a fines del Siglo XXI (1874), en la ciudad de México, D.F. durante la época de la persecución religiosa.


Es importante hacer una mirada retrospectiva desde el nacimiento de nuestra Congregación de HERMANAS FRANCISCANAS DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN y su desarrollo hasta la organización en Provincias. Desde 1874 se ha desplegando en su desarrollo eclesial, espiritual, pastoral y social a la luz de CRISTO, QUE ES Camino, Verdad y Vida. EL, con su gracia vivifica los planes de la Trinidad Beatísima y los lleva adelante, para llegar a obtener lo que se desea, después de muchas vicisitudes, esfuerzos y logros, frutos de grandes o pequeñas esperanzas, que mantuvieron como la primitiva comunidad. En el caso de nuestra Congregación, el Señor nos premió, después de muchos años, con el anhelado DECRETO LAUDATORIO DE LA APROBACION PONTIFICIA DEFINITIVA, otorgado por nuestro Papa Pablo VI el 25 de septiembre de 1963, previo Decreto Laudis del 9 de julio de 1947.






Breve historia de la Congregación
Nacidas en 1874 en la Ciudad de México, en medio de las fuertes corrientes de secularización y desacralización de tiempos de la Reforma, las Hermanas Franciscanas fueron un modesto esfuerzo suscitado por el Espíritu Santo como respuesta a las necesidades del pueblo de Dios, ante la situación del país, para conservar, sostener y difundir los grandes valores de la vida consagrada, bajo la protección maternal de la Inmaculada Concepción.
El fundador fue fray José del Refugio Morales Córdova (1836-1894), sacerdote de la Orden de Frailes Menores (Franciscanos), oriundo de Tlalmanalco
José Isidoro, tal fue su nombre de pila, realizó sus estudios eclesiásticos en el antiguo Colegio Apostólico de San Francisco de Propaganda Fide en Pachuca, y fue ordenado sacerdote el 8 de julio de 1860. Luego, ante el vendaval anticlerical desatado por el gobierno, en 1861 fray Refugio y sus compañeros fueron violentamente exclaustrados; entonces, por disposición de sus superiores, fue asignado a la iglesia de la Encarnación (actualmente Biblioteca Iberoamericana), en la Cd. de México, donde permanecería el resto de su vida y desde donde desempeñaría también permanentemente el cargo de Guardián (Superior) de los religiosos exclaustrados del Colegio de Pachuca.
Con la firme intención de llevar a cabo una fundación que le había inspirado el Señor, fray Refugio escogió de entre sus hijas espirituales a las más aptas y piadosas para conformar una nueva congregación a la cual llamaría "Hijas del Corazón de María", quienes habrían de ser el fundamento de las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada Concepción, que inició con un profundo carácter de vida conventual y monástico, heredado del espíritu franciscano transmitido por el Padre Fundador.
En 1874 recibieron el hábito franciscano las tres primeras religiosas, a quienes además de los ejercicios de piedad fray Refugio exhortaba a la práctica de las obras de misericordia, a fin de llegar a la más perfecta caridad para con Dios y para con el prójimo. De entre estas tres primeras Franciscanas sobresalió, por su mucha virtud y prudencia, la Srita. Dolores Vázquez (1850-1897) -en religión Sor María de la Luz de Cristo Crucificado-, a quien se considera cofundadora puesto que cooperó eficazmente a la fundación de la Congregación. La "Madre Doloritas", como se le conoce, fue instituida Superiora de la naciente Congregación, cargo en el que fue confirmada y retuvo hasta el fin de sus días.
Las religiosas del nuevo Instituto, en actitud de permanente conversión a Dios, se dedicaron a restaurar la viña del Señor, destrozada por la persecución religiosa, sirviendo a los enfermos en los hospitales y en la educación cristiana a las niñas pobres. 

Recibieron la aprobación diocesana en 1896, 
en 1921 fueron agregadas a la Orden de los Frailes Menores y en 
1963 la Congregación y sus Constituciones fueron aprobadas definitivamente por la Santa Sede.
Desde el nacimiento de la Congregación fue importantísima la visita a los enfermos de los hospitales civiles, que carecían frecuentemente de toda asistencia espiritual.

Carisma
"Nuestro carisma -señalan- procede de la profunda experiencia de Dios que el Espíritu Santo concedió a San Francisco de Asís, a quien, con una vida de total conversión a Dios en la oración y en la penitencia, dio respuesta a la invitación divina: 'Francisco, repara mi Iglesia'"; es decir: "Ser en la Iglesia y para la Iglesia miembros constructivos para restaurar la viña del Señor, mediante la entrega total a Cristo pobre y humilde, en la oración, sacrificio y acción pastoral".

Espiritualidad
Teniendo en el Pobrecillo de Asís su modelo de vida religiosa, la espiritualidad de la Congregación es por ende franciscana y, a la vez, mariana, pues se vive el espíritu de minoridad que San Francisco vivió y se tiene a la Santísima Virgen María, en el Misterio de su Inmaculada Concepción, como Patrona de la Congregación.

Apostolado
"Nuestro apostolado principal será el testimonio auténtico de vida consagrada, mediante la fiel observancia de nuestro compromiso evangélico de seguir a Cristo pobre y humilde", el cual fomentan constantemente con la oración y la conversión, específicamente a través de:
-Pastoral de la educación.
-Pastoral de la salud.
-Casas hogar, también para niños con discapacidades.
-Jardín de Amor para niños con sida.
-Hogar de adultos mayores.
-Evangelización y catequesis.
-Casas de retiro.
-Misión Ad gentes.


Dentro de su memoria histórica, de la cual hemos aprovechado extraer grandes enseñanzas, importantes experiencias de amor, sacrificio y fortaleza, como un legado de las Madres Fundadoras y Superioras Generales, que se fueron sucediendo en el transcurso del tiempo hasta convertir “la plantita” de la Congregación en un frondoso árbol con abundantes y jugosos frutos, indudablemente, gracias al regalo divino de laEUCARISTIA, QUE ES LA MAXIMA FINEZA DEL AMOR DE DIOS, acompañándonos en nuestra peregrinación. Asimismo, la presencia maternal de la SANTISIMA Virgen María en el misterio de su Inmaculada Concepción, quien es Madre y Patrona de la Congregación desde su nacimiento, pero de manera especial, con el acto solemne de laProclamación como Patrona del Instituto el 8 de julio de 1905, fecha en que se modificó nuestro nombre OFICIAL anterior por el de “HERMANAS FRANCISCANAS DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN”. Estamos seguras de que Ella nos guía y nos acompaña a lo largo de la vida.
Vamos dirigiéndonos con los pasos de Cristo, de San Francisco de Asís y nuestros fundadores desde el inicio del camino, superando hermosas etapas, que muchas de ellas, no por hermosas han dejado de ser dolorosas; y, seguimos adelante como un Instituto Pontificio, con la fe puesta en Dios, enarbolando siempre la bandera de CRISTO.







Entramos a una nueva etapa de organización desde 1971, marchando las cuatro Provincias, unidas al mismo tronco franciscano del Pobrecillo de Asís, mediante la gracia y el amor fraterno. Actualmente somos cinco Provincias, canónicamente instituidas, bajo la dependencia de un Gobierno General, que reside en México, D.F.


LLEGADA DE LAS MADRES AL PAIS DE EL SALVADOR.






El 22 de abril de 1928, en plena persecución, las Religiosas residentes en el Hospital N. Sra. de Lourdes, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México: R. M. Cristina Ramírez, Hna. Socorro Uribe, Hna. Alfonsina Segovia, Hna. Ma. Del Amor Chávez, Hna. Lucina Montoya y Hna. Rosalía Rodríguez, fueron desterradas por la frontera de Guatemala y, después de múltiples vicisitudes llegaron a la República de El Salvador, C.A. Las recibió el Excmo. y Rvmo. Sr. Arzobispo de San Salvador, Dr. Alfonso Belloso y Sánchez, recomendadas por el Sacerdote Agapito Martínez, Párroco en la ciudad de Santa Ana.





En mayo 19, por vía férrea llegaron a Zacatecoluca, Depto. de La Paz nuestras seis fundadoras, quienes fueron recibidas por el Sr. Párroco José Gregorio Machado. Les fue confiado el Hospital “Santa Teresa”, de Zacatecoluca, La Paz, con acuerdo del Sr. Gobernador Departamental Dr.Antonio Domínguez, quien les dio cuatro plazas oficiales en calidad de enfermeras quedando así constituida la primera Casa en tierras centroamericanas nominada “N. Padre San Francisco”. En los apuntes históricos de la fundación data que el 12 de febrero del siguiente año fundaron una escuela al aire libre para la enseñanza religiosa con atención a los niños pobres que llegaban de la zona rural. (Cf. H.C. Cap. XI).




El día 20 de julio de 1930, el Sr. Gobernador Departamental. Dr. Domínguez, gestionó ante la Srita. Mariana Molina para que donara una casa en la ciudad de Zacatecoluca en la que se fundó el Liceo “San José” Y así sucesivamente se fueron fundando casas en el Salvador, Guatemala, Nicaragua, Costa Rica y Perú.
 









LA ORGANIZACIÓN EN PROVINCIAS



El relato histórico de la organización de la Congregación en Provincias, la R. M. General Ma. Teresa Núñez Acevedo, autorizada por el Rescripto de Aprobación de las Provincias, otorgado por la Santa Sede, a los dieciséis días del mes de octubre de 1971; procedió a hacer una Visita Canónica especial en Centro América, para corroborar y actualizar datos importantes, y, el día 12 de diciembre de ese mismo año culminó con la erección de la primera provincia, dentro de un solemne acto efectuado en el local del Colegio El Espíritu Santo, San Salvador, lugar al que fueron convocadas todas las hermanas de la región Centroamericana. A esta provincia, el Gobierno General la nominó “PROVINCIA FRANCISCANA DE EL DIVINO SALVADOR”, nombrando Madre Provincial a la R. M. Genoveva Grimaldi, Q.E.P.D., y a su respectivo Consejo, en el que fungió como Vicaria Provincial la bien recordada Madre Matilde Tapia Cervantes.


Y así sucesivamente surgieron las provincias de México y Estados Unidos en el año 1973.










ERECCIÓN DE LA PROVINCIA “DE EL DIVINO SALVADOR”


Pasaron los años, y bajo la luz sapientísima del ESPÍRITU SANTO, las cuatro provincias caminaron hacia su realización con un loable florecimiento.


Se destacó muy fértil la Provincia de “El Divino Salvador”, pues, el Señor, Dueño de la Mies, le regaló muchas vocaciones y su estadística creció al número de 400 profesas y 38 novicias, en 47 casas canónicamente instituidas. Había transcurrido un período de 22 años de fundación de la Provincia EL DIVINO SALVADOR. Y se consideró que dicho crecimiento había sido evidente desde su fundación cuando fungía como regional desde 1928, año en que la Congregación se hizo presente providencialmente en Centro América. La primera Madre Regional fue la R. Madre Cristina Ramírez. Le sucedieron en el cargo seis regionales más, nombradas por la Madre General en períodos sucesivos anteriores a la erección de la Provincia de “El Divino Salvador”. Esta provincia continuó trabajando activamente bajo los gobiernos provinciales siguientes: - De 1971 a 1974 y de 1974 a 1977, la R. Madre Provincial Genoveva Grimaldi Rubio, quien trató de hacer prevalecer el sentido de pertenencia a la Provincia e iniciar su organización como tal con Estatutos Propios, el ordenamiento de Archivo, Visitas frecuentes a las Hermanas y apostolados y celo por la Formación. Cabe decir, que ella fue la primera graduada a nivel universitario, egresada de la Universidad Nacional de El Salvador para reforzar los estudios de NORMAL DE MAESTRAS DE PRIMARIA EN EL COLEGIO “EL ESPÍRITU SANTO”, fundado en el año 1932 en
San Jacinto, San Salvador por las primeras Hermanas que llegaron de México por motivo providencial de la persecución religiosa de ese país.




Durante su período de Madre Provincial fungió como Vicaria Provincial la R. Madre Matilde Tapia Cervantes, que había sido Madre Regional, desde 1954 a 1971. Ella se destacó, con la ayuda de la oración y su testimonio de vida, como la máxima Promotora Vocacional para la vida Religiosa Franciscana en la Provincia, fungiendo como Directora del Colegio “El Espíritu Santo” y Superiora de la Casa “La Santísima Trinidad” establecida canónicamente en San Jacinto, San Salvador, precisamente contiguo al dicho Colegio.
Nuestra Madre Matilde Tapia Cervantes, después de Vicaria Provincial, fue elegida Madre Provincial para los períodos 1977-80 y 1980-83. Al finalizar su último período, el Capítulo Provincial eligió para M. Provincial la R. M. Gloria Rodenas Romero en el período 1983-86, quien siguió las mismas aspiraciones vocacionales de su predecesora fundando nuevas fraternidades y adquiriendo la propiedad de una residencia en venta en la Colonia Flor Blanca, San Salvador, para instalar la Casa Provincial “El Divino Salvador”, que estaba adjunta a la propiedad de la Casa “La Santísima Trinidad” en San Jacinto. Más tarde, con ayuda extranjera y actividades de las Hermanas se compró un terreno lindante con la nueva Casa Provincial, con miras a ampliarla.
Para los períodos 1986 – 1989 y 1989 – 1992 fue elegida Madre Provincial Sor Juana Inés de la Cruz Serrano, quien también fiel a los principios de crecimiento de la Provincia, edificó en el terreno adquirido, con ayuda de Adveniat, Manos Unidas e Instituciones de beneficencia, que le respondieron positivamente a sus solicitudes de ayuda para construcción. Aunando esta cooperación a los esfuerzos de la Provincia, se construyó una extensión del edificio de la Casa Provincial donde se fundó una Academia de Corte y Confección y otra de Mecanografía para dar habilidad de trabajo a jóvenes y señoras, y, al mismo tiempo extensiva para capacitar en esta área a nuestras aspirantes a la vida religiosa franciscana. En esa misma época, se construyó otro edificio para el Noviciado en Ciudad Merliot; lo que dio lugar para recibir más vocaciones para la vida Consagrada. En ese predio, adquirido después del terremoto de 1986 se edificó una Capilla semi-pública, de mucho provecho espiritual para las Religiosas y laico-as comprometidos en el campo de la Evangelización, feligreses de la Parroquia que asistían a la Misa diaria y Dominical u otras celebraciones religiosas. 

El Excmo. y recordado Dr. Arturo Rivera y Damas, Arzobispo de San Salvador bendijo la nueva casa de Dios en 1992. 

2 comentarios:

  1. Que bella historia. Nuestra madre Genoveva fue mi profesora de Ingles and mi septimo grado en 1972. Yo era interna y me gradue en 1977.

    Como mucho carino y amor que Dios las bendiga.
    Maria Angela Valenzuela - Colegio El Espiritu Santo 1977

    ResponderEliminar
  2. Una cosa, el gift que pusieron por ahi, tiene un virus, asi que les recomiendo que lo eliminen por favor...

    ResponderEliminar

 

Vida Franciscana

Vida Franciscana
Vida Franciscana

Niñito Jesús Fundador

Niñito Jesús Fundador
Niñito Jesús Fundador

Humilde Patlán Sánchez

 
Blogger Templates